--:-- Hs
Buenos Aires

El juego de las escondidas

Cuentan que una vez se reunieron todos los Sentimientos y Cualidades de los hombres en un lugar de la tierra.

La Intriga levanto la ceja intrigada y la Curiosidad sin poder contenerse preguntó: ¿"A las escondidas"?, y ¿Como es eso?

El Entusiasmo bailo secundado por la Euforia, la Alegría dio tantos saltos que terminó por convencer a la Duda, e incluso a la Apatía, a la que nunca le interesaba nada.

La Soberbia opinó: que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella) y la Cobardía prefirió no arriesgarse.

La primera en esconderse fue la Pereza, que como siempre se dejo caer tras la primera piedra en el camino.

La Generosidad casi no alcanzaba a esconderse, pues cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos:

-- ¿Que si la rendija de un árbol? perfecto para la Timidez.

-- ¿Que si una ráfaga de Viento? magnifico para la Libertad.

El Egoísmo en cambio encontró un sitio muy bueno desde el principio. Ventilado, Cómodo, pero solo para el.

El Olvido no recuerdo donde se escondió, pero eso no es lo importante.

--- Un millón, contó la Locura y comenzó a buscar.

Después se escucho a la Fe discutiendo con Dios sobre zoología.

En un descuido encontró a la Envidia y, claro pudo deducir donde estaba el Triunfo.

De tanto caminar, sintió sed y al acercarse al lago descubrió a la Belleza.

Así fue encontrando a todos. Al Talento entre la hierba fresca, a la Angustia en una oscura cueva, a la Mentira detrás del arco iris... (mentira, estaba en el fondo del océano) y hasta al Olvido, a quien ya se le había olvidado que estaba jugando a las escondidas.

Cuando estaba a punto de darse por vencida, divisó un rosal. Tomo una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto, se escucho un doloroso grito. Las espinas habían herido al Amor en los ojos.

Desde entonces, desde que por primera vez se jugo a las escondidas en la Tierra...

"El Amor es ciego y la Locura siempre lo acompaña!"